Bonsái olivo silvestre acebuche

287.00

Medidas sin maceta:

Ancho de copa 25cm Altura 14cm Nebari 10,5cm

Maceta ovalada rota y pegada.

1 disponibles

Categorías: , ,

Bonsái de Acebuche.

Árbol de tan solo 14 cm desde la base de la maceta, pieza de mucha calidad con buena ramificación y colocación de ramas. La maceta está rajada tal y como se aprecia en las fotos, pero esto no afecta en absoluto a su cultivo, lo ideal sería trasplantarlo en primavera-verano a una maceta sin esmaltar que realce el carácter de este olivo.

Características de los acebuches

Los acebuches son olivos silvestres, es decir, son el origen de la especie sin intervención humana ni selección. Por lo general las diferentes especies de olivos que conocemos (Hoji blanca, arbequina, picual, cornicabra) son manipulaciones que el humano ha realizado mediante selección para obtener el mayor rendimiento posible en agricultura o en busca de unas características particulares como pueden ser la resistencia a zonas húmedas, mayor resistencia al frio o mayor producción de aceituna.

A diferencia de los olivos, el fruto de los acebuches es la acebuchina, fruto de menor tamaño que la aceituna.

Cuidado de un bonsái de olivo

Los olivos son árboles sensible al exceso de humedad por lo que no debemos de abusar del riego en nuestro bonsái. Por lo general es un árbol resistente que se aclimata bien a un rango muy amplio de temperaturas, siendo el ideal el comprendido entre los 10ºC y los 35ºC pero es capaz de soportar temperaturas más extremas.

Los olivos son árboles que agradecen el abonado principalmente cuando las temperaturas son más moderadas, es decir, durante los meses de primavera y otoño.

Poda del bonsái de acebuche

Los olivos y acebuches tienen una brotación de hojas pares enfrentadas intercalada, es decir, brotan dos hojas enfrentadas una hacia arriba y otra hacia abajo y las siguientes una hacia la izquierda y otra hacia la derecha, por lo que si queremos densificar el árbol tendremos que saber hacia donde queremos que crezca el último brote. Si defoliamos una rama, cortando la punta, y el último par de hojas sale hacia arriba y abajo, esta último brote será en esa dirección, si queremos que la final de la rama se abra hacia los lados, dejaremos un par de yemas latentes que brotes hacia izquierda y derecha.